¿Cómo identificar patologías y recuperar pisos de concreto?

Conocer la causa que perjudica el rendimiento del piso es fundamental para especificar la mejor solución. Los errores de diseño, ejecución o mal uso son los factores más comunes.

Recuperación del piso

*TEXTO DA IMAGEM*La apariencia de la patología en el piso de concreto está relacionada con errores de diseño, ejecución o uso (Foto: Carlos Andre Santos / shutterstock) *TEXTO DA IMAGEM*
El piso de concreto tiene como una de sus principales ventajas la alta durabilidad, característica que se ve comprometida con la aparición de patologías. Como cualquier elemento de construcción, este tipo de pavimento es susceptible a diferentes problemas, que pueden afectar su rendimiento. La fuente de las fallas es variada y puede resultar de errores de diseño, ejecución o uso.

La instalación inadecuada y las altas cargas, por ejemplo, provocan grietas y grietas. Por otro lado, la aparición de manchas tiene como una de sus causas el contacto con productos químicos, un incidente muy común porque es un piso comúnmente especificado para empresas industriales. Elegir concreto con resistencia inadecuada durante el diseño del proyecto puede provocar que la capa superficial se desprenda.

“Cuando se trabaja con material heterogéneo como el concreto, que tiene un comportamiento específico en cada región debido a las características de los insumos disponibles en el sitio, es difícil decir cuál es la causa principal de las manifestaciones patológicas”, dice el ingeniero Breno Macedo Faria, director de concreto de Asociación Nacional de Pisos y Revestimientos de Alto Rendimiento (Anapre).

El estudio preliminar del problema, que detecta su origen, es el primer paso en la planificación de la recuperación de pisos de concreto. Solo con el conocimiento completo del tipo de falla existente se puede encontrar el mejor camino para llegar a la solución más adecuada. Estas son las patologías más comunes:

RESISTENCIA AL DESGASTE DESACTIVADO

La mala resistencia al desgaste, caracterizada por el desprendimiento del material de la superficie del piso, puede ser causada por: diseño incorrecto (falta de especificación de resistencia a la abrasión), uso de concreto con baja resistencia a la compresión y rociado de agua en la superficie durante La ejecución, técnica utilizada para facilitar el acabado.

“Para recuperar el desgaste abrasivo leve, cuando casi no hay formación de polvo y poca exposición de los agregados, se recomienda recortar ligeramente el piso. Luego se usa un endurecedor”, recomienda Faria.
“Cuando se trabaja con material heterogéneo como el concreto, que tiene un comportamiento específico en cada región debido a las características de los insumos disponibles localmente, es difícil decir cuál es la causa principal de las manifestaciones patológicas”, dice Faria.

Si la situación es moderada, con exceso de polvo y agregados expuestos, la lapidación debe ser más fuerte y seguida de la aplicación de endurecedores de resina epoxi de alto rendimiento. El desgaste abrasivo intenso, con descomposición de los agregados y gran formación de polvo, puede indicar que la estructura está condenada y se requiere una interferencia severa, como la demolición y la reconstrucción del área.

“En los casos en que el piso no se haya visto comprometido por completo, se puede proporcionar un recubrimiento, siempre que la superficie pueda hacerlo”, dice el ingeniero.

DELAMINACIÓN

La delaminación se considera una de las manifestaciones patológicas más complicadas para el diagnóstico. La razón de la dificultad es la variedad de factores que pueden causar el problema. “La delaminación puede estar relacionada con la producción de concreto o la ejecución del piso mismo”, explica Faria.

Entre las razones que contribuyen a su aparición están el alto contenido de mortero en el concreto, el alto nivel de aire incorporado y el exceso de exudación. “También es posible mencionar la heterogeneidad en la mezcla de concreto, la gran cantidad de materiales pulverulentos en los agregados, la deficiencia en la incorporación de los agregados pulverizados en el concreto, el acabado prematuro y la pulverización de agua en la superficie del piso durante la fase final del concreto. ejecución”, enumera el profesional. La recuperación de la delaminación se logra mediante la aplicación de mortero a base de cemento o epoxi.

FISURAS

Las grietas se pueden clasificar en tres grupos: retracción del hormigón, bloqueo de placa o estructural. En la primera categoría se encuentran aquellos que surgen del uso de concreto con alto contenido de agua o que sufren la ausencia de fibras de polipropileno. “El corte retrasado de las juntas o con poca profundidad, además de la falta de refuerzos en puntos específicos y la incidencia directa del sol y el viento también causan grietas”, dice Faria.

Los que se originan al bloquear el tablero, generalmente son causados ​​por fallas ejecutivas que impiden el libre movimiento de la estructura. Generalmente, el bloqueo es causado por el incumplimiento de las barras de transferencia o irregularidades en la superficie de la subbase.

Cuando hay muchos problemas distribuidos en toda la empresa, primero es necesario analizar el costo de las intervenciones. El valor debe compararse con el de una demolición y reconstrucción futura.”

Breno Macedo Faria

Finalmente, ocurren grietas estructurales debido a errores en diferentes etapas. Estos pueden ser el resultado de fallas o problemas de dimensionamiento del diseño durante el diseño, tales como fallas en los cimientos del piso o incumplimiento del refuerzo principal. También aparecen debido a la aplicación de cargas por encima del límite admitido.

El procedimiento para la recuperación de grietas depende básicamente del tamaño de la abertura. Aquellos de menos de 0.3 mm deben recibir al menos dos capas de endurecedor de superficie, preferiblemente a base de litio. Si tienen entre 0,3 y 1 mm, deben sellarse con epoxi de baja viscosidad. Cuando la abertura es mayor de 1 mm, se recomienda ‘romper’ la ‘grieta’ hecha de barras de refuerzo de acero o fibra de carbono. “Es importante destacar que en casos más severos, la demolición de la placa puede ser necesaria, con la reconstrucción posterior”, dice Faria.

MANCHAS

Las manchas pueden significar que el endurecedor de superficie fue mal utilizado. Esto indica que la mezcla no fue homogénea o que la superficie no se limpió inmediatamente después de la aplicación del producto. Esta manifestación patológica también puede surgir cuando hay una articulación fría en el piso o se forma en el proceso de curación. Otra causa del problema es la impregnación de materiales mientras se usa el piso.

“Las manchas en los pisos de concreto tienden a desvanecerse después del despeje para el tráfico de vehículos. Sin embargo, si el cliente concede gran importancia a la estética, se puede pulir o recubrir la superficie”, dice Faria.

FALLAS DE RECUBRIMIENTO

La mayoría de las manifestaciones patológicas que afectan los recubrimientos están relacionadas con una preparación superficial deficiente, una aplicación temprana del acabado o una ejecución deficiente. Resolver el problema casi siempre implica eliminar y reinstalar la solución elegida.

JUNTAS PUNTUADAS Y JUNTAS FRÍAS

Otras dos manifestaciones patológicas comunes en los pisos de concreto son las juntas agrupadas y los mangos de concreto diferenciados, conocidos popularmente como juntas frías. En la primera situación, hay un gran impacto en la operación logística de la empresa. “El problema puede variar desde romper las ruedas de la carretilla elevadora hasta cerrar áreas enteras en casos más severos”, dice el ingeniero.

Las juntas externas generalmente ocurren en puntos que sufren mucho tráfico de carretillas elevadoras de ruedas rígidas. La fuente del problema radica en la acumulación natural de mortero en los bordes de las juntas, lo que los hace más frágiles. Para evitar esto, la precaución principal es predecir, incluso en la fase de diseño, la ejecución de labios poliméricos en las áreas más riesgosas. Para la recuperación, uno puede adoptar la misma solución.

Las juntas frías ocurren cuando los camiones de concreto se reciben con más de 20 minutos de diferencia, con diferentes dosis de aditivos o con rebajas desiguales (más de 10 mm). Además de afectar a la estética, el agarre diferenciado afecta directamente los índices de planitud y nivelación (Número F).

Cuando el problema es solo visual, generalmente no se realiza ningún procedimiento de recuperación. “Esto se debe a que el tono se vuelve uniforme con el lanzamiento de operaciones en el piso”, dice el experto. Sin embargo, cuando hay una gran demanda de índices de número F, se puede hacer un adelgazamiento superficial del punto. “En algunos casos, la demolición total de la placa es necesaria”, agrega.

Siempre vale la pena recuperar?

Aunque la mayoría de las veces, es posible poner fin a las patologías, en algunas situaciones, no vale la pena. “Cuando hay muchos problemas distribuidos en toda la empresa, es necesario analizar por adelantado el costo de las intervenciones. El valor debe compararse con el de una demolición y reconstrucción futura”, concluye Faria.

COLABORACIÓN TÉCNICA

Breno Macedo Faria – Graduado en ingeniería civil de la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp), con un MBA en gestión de proyectos estratégicos y económicos de la Fundación Getulio Vargas (FGV) y especialización en pavimentos de concreto de la Universidad de São Paulo (USP) ) Desde 1999, opera en el área de pavimentos y pavimentos de hormigón. Actualmente es el gerente técnico de LPE Engenharia y director de concreto de la Asociación Nacional de Pisos y Recubrimientos de Alto Rendimiento (Anapre).

taurusnegocios